diciembre 5, 2022

Beletrie

Literatura útil

¿Cuál es el impacto del cambio climático en las tormentas tropicales?

3 minutos de lectura

Los investigadores no están seguros de si el cambio climático significará temporadas de huracanes más largas o más activas en el futuro. Pero si existe un amplio acuerdo en una cosa: el calentamiento global está cambiando las tormentas.

Los científicos afirman que las temperaturas inusualmente cálidas de la superficie del Atlántico han contribuido a aumentar la actividad de las tormentas, y esto hace más probable que se comporten de una forma diferente.

¿Cuál es el impacto del cambio climático en las tormentas tropicales?

Vientos más potentes y mayores precipitaciones

Las tormentas tropicales y los huracanes son complejos, pero uno de los factores clave que determina la potencia de una tormenta es la temperatura de la superficie del océano. Agua más caliente proporciona más vapor y energía que alimenta las tormentas.

Existe un sólido consenso científico de que las tormentas son cada vez más potentes. Esta es una predicción que se hizo hace tres décadas y ahora mismo se puede comprobar en los datos y observaciones.

Los vientos más fuertes implican la caída de líneas eléctricas, daños en los tejados y, cuando se combinan con el aumento del nivel del mar, un empeoramiento de las inundaciones costeras.

El calentamiento también aumenta la cantidad de vapor de agua que puede contener la atmósfera. Eso significa que podemos esperar que las futuras tormentas desaten más lluvia.

Desplazamientos más lentos y de mayor alcance

Los investigadores aún no saben por qué los ciclones tropicales se están moviendo más lentamente, pero es un hecho. Algunos afirman que una ralentización de la circulación atmosférica global, o de los vientos globales, podría tener parte de culpa. Tormentas más lentas y con mayores precipitaciones empeorarán las inundaciones.

Debido a que el agua más caliente ayuda a alimentar las tormentas, el cambio climático también está ampliando la zona en la que pueden formarse. Esto provoca una migración de los ciclones tropicales hacia zonas subtropicales y latitudes media.

Esto significa que durante el resto de este siglo podríamos comenzar a ver más tormentas tropicales que toquen tierra en latitudes más altas, como en Estados Unidos, Japón e incluso España.

Tormentas de evolución más rápida

En un artículo de 2017 basado en modelos climáticos se apuntó a que las tormentas de rápida evolución (aquellas que ven un aumento de sus vientos de más de 112 kilómetros dentro de las 24 horas antes de tocar tierra) fueron raras desde 1976 hasta 2005.

Se estimó que la probabilidad de que ocurrieran, durante esos años, era igual a una vez por siglo. A medida que el clima se calienta, los investigadores también esperan que las tormentas se intensifiquen más rápidamente.  

Todavía no están seguros de por qué está sucediendo esto, pero la tendencia parece ser clara. A finales del siglo XXI estiman que este tipo de tormentas de rápida evolución podría formarse una vez cada cinco o diez años.

Si una tormenta tropical puede convertirse en un huracán de categoría 4 durante la noche no hay tiempo para evacuar a la gente, iniciar acciones de mitigación ni tampoco el precio de las copias de llaves.

Estas tendencias hacen que los huracanes sean mucho más costosos en términos de daños físicos y de muertes. Para evitar los peores impactos en el futuro, las comunidades, tanto de las zonas costeras como del interior, deben buscar formas de ser más resilientes.

error: Content is protected !!